¿Cómo funciona Cuentos y Poemas por Teléfono?

¿Alguna vez te has preguntado como funciona el apartado logístico detrás de Cuentos o Poemas por Teléfono? Aunque en las fotos todo pueda parecer muy caótico, en realidad tiene cierta preparación de antemano.

Para no liar mucho las cosas, hablaremos todo el rato de Cuentos por Teléfono, pero la organización con poemas es muy parecida.

Preparación

En primer lugar, debemos elegir los cuentos que queremos contar, porque la gente cuenta con que contemos cuentos. Para ello a lo largo de varias semanas vamos a la biblioteca y elegimos libros, con la ayuda y las buenas recomendaciones de las bibliotecarias. Es necesario leerlos en alto para practicar la pronunciación, que hay algunos recursos literarios que parecen sacados de trabalenguas…

En paralelo, alguien debe ir realizando el cartel, en dos formatos, uno cuadrado para Redes Sociales, y otro en A3 como cartelería para imprimir y poner en los distintos edificios del ayuntamiento.

En alguna de las reuniones del grupo, se cuecen las ideas para grabar las distintas promociones que publicaremos a lo largo de las próximas semanas en nuestras redes para crear hype; la idea es que sean cortas y llamativas, es decir: viralizables. También solemos hacer una promoción algo más larga, consistente en recitar un poema al completo

Promoción de Poemas por Teléfono 2021

Además, desde hace un par de años contamos con un formulario con el que cualquier persona puede dedicarle un cuento o poema a quien quiera, como un regalo del día de la poesía o del libro. El informático se encarga de preparar la infraestructura para el formulario.

Ya solo queda decidir “los turnos”. En la biblioteca contaremos con dos líneas del número de teléfono fijo (más una centralita) y varios números de teléfono móvil (más alguien que actúa de centralita de móviles). Nos repartimos los sitios intentando que no haya puestos con alguien solo o sola, y que no estemos todo el rato con la misma persona.

Antes del gran día, “el informático” hace “el PDF”. Según él, se hace un dump de la database en CSV que se procesa en un script en Python a una plantila en LaTeX usando Jinja, pero todos sabemos que ha sacado la frase de un episodio de una serie policiaca de estas que echan a las 5 de la tarde.

El gran día

Las llamadas se atienden desde la Biblioteca Municipal Hans Christian Andersen de Mejorada del Campo, a la que vamos nada más terminar “el cole” para que nos dé tiempo a todo. Preparamos la sala donde estarán todos los teléfonos móviles usando biombos para intentar minimizar el ruido todo lo posible. Con un proyector ponemos las redes sociales “en la gran pantalla”, siempre anima ver los comentarios que nos váis dejando en riguroso directo. Los hashtags son #cuentosxtelefono y #poemasxtelefono, por si queréis revisar un poco el “archivo” de las publicaciones.

Cuando llega una llamada por teléfono móvil, la coge alguien a quien llamaremos A. A toma algunos datos a la persona y, dependiendo de la edad y otros factores, se la pasa a alguien para que le cuente un cuento personalizado. Una vez termina el cuento, le devuelve el móvil a A para que pueda atender a otra llamada. Si A está “colapsando” entre tantas llamadas, alguno de los que cuentan puede ayudar también a recepcionar.

Al llegar una llamada al fijo, primero pasa por “La Centralita”, toma los datos y redirecciona a una de las líneas que están abiertas. ¿Y cómo sabe cuáles están abiertas? Con una app que se lo dice. Cuando los del despacho reciben una llamada de la centralita, también reciben como se llama y su edad, para intentar elegir un cuento personalizado, además, se marcan como “ocupados” con la app para que la centralita no les pase llamadas. Al terminar la llamada se marcan como “libres”, y tienen unos pocos segundos de descanso hasta que llegue otra llamada y vuelva a comenzar el ciclo.

Al mismo tiempo, tenemos unas tarjetitas con los datos del formulario de gente que ha querido dedicarle un cuento a alguien. Vamos cogiendo las tarjetas y llamando a la gente, siempre se sorprenden mucho, ¡pero agradecen la sorpresa!

A posteriori…

Después de recoger todo, hacemos una evaluación para ver qué ha salido bien y qué ha salido mal. De esa manera, podemos mejorar y hacerlo aún mejor el año siguiente. También realizamos un conteo de las llamadas realizadas para poder publicarlo en nuestras redes.

¿Te ha parecido interesante cómo funciona? ¿Sentías curiosidad de antemano?

Por David Davó

Estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Complutense de Madrid. Llevo muchísimos años en MEL, pero si me echan se quedan sin informático.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *